Recomendaciones una vez que emigras de Venezuela

LudoSex
Compartir...
Share

Pienso que la mayoría de los venezolanos nos caracterizamos por mostrarnos siempre muy seguros de nosotros mismos, tanto así que en ocasiones incluso pecamos de “sobrados” por intentar demostrar que nos la sabemos todas más una. Tal vez todos conocemos a alguien (por no acusarnos directamente) que no mas llegar a un nuevo país pretende continuar actuando de la misma manera que en la que siempre lo ha venido haciendo y la que hasta ahora le ha resultado funcional; desde comprar cosas de marca, hasta contarle parte de su vida a la señora de al lado en la cola del banco.

Y no es que nada de esto tenga algo de malo, simplemente forma parte de nuestra manera de ser tan peculiar, nos gusta darnos caprichos y somos gente dicharachera ¿Quién podría culparnos por ello? ¡Desde luego que yo no me atrevería! Y menos porque considero que desde el primer momento en el que pisé el territorio español caí cientos de veces en esta actitud, la cual debo confesar que muy lejos de favorecerme, lo único que me trajo fue malestares innecesarios. El caso es que al día de hoy he aprendido valiosas lecciones gracias a la mayoría de estos errores y es por ello que hoy quiero dejarte algunas recomendaciones a fin de evitar que debas enfrentarte a posibles “tragos amargos” cuando te encuentras fuera de Venezuela. Una vez dicho esto, vamos al lio:

– Evita ser un libro abierto a las primeras. Muchas veces empatizamos muy rápido con una persona. Nos sentimos agradecidos por tener compañía dentro de nuestra habitual soledad. Llevándonos a poner sobre la mesa nuestra situación y corazón a fin de ganar un poco de confianza. Te animas a hablar sin parar sobre el estado en el que te encuentras; lo que tienes, lo que no tienes, como vives, como sobrevives, tus permisos laborales o la falta de los mismos, lo que has traído, lo que dejaste, tus planes o tu desconcierto, tus tristezas o inseguridades. A partir de ese momento abres una puerta a tu vulnerabilidad y desde allí es muy fácil que cualquiera se valga de la fragilidad de tu posición para su propio beneficio. No me malinterpretes, tampoco digo que te cierres como una ostra, sino que es conveniente esperar a ventilar todos tus rollos a esa gente que te ha demostrado confianza y que es realmente capaz de no aprovecharse de tu situación para su propio beneficio.

– El ahorro es necesario hasta que se demuestre lo contrario. Recién llegado a un entorno diferente es casi imposible resistirse a explorar todos sus encantos. Quieres fotografiarte en los principales sitios de interés, degustar los platos típicos, vestir como sus habitantes para mezclarte y sentirte como uno de ellos, o simplemente aprovechar algunos caprichos que hasta ahora te habías negado. En especial porque ya sabemos cómo ha estado la situación de escasez durante los últimos años. Pero ¡Cuidado!, porque el dinero corre como sal y agua entre los dedos, en menos de lo que piensas podrías echar un vistazo a tu cuenta bancaria y ser un posible candidato a un pre infarto al ver tantos números rojos. Así que mejor espera hasta tener un ingreso estable que te permita comprar “eso” que tanto te ha gustado, sin sentir ningún tipo de remordimiento.

– No siempre lo más caro es lo mejor. Podría ser que antes tuvieses costumbre de comprar productos de excelentes marcas, pero debes entender que ahora es todo más limitado. Te recomiendo indagar sobre alternativas con una buena relación precio – valor preguntando directamente a los habitantes de ese lugar. Te aseguro que hay miles de opciones que podrán contribuir a mantener estable tu capital. En España existen productos que se les conocen como “marcas blancas” y que nada tienen que ver con aquellos “tapa amarilla” de Venezuela. Estas “marcas” típicas de los diferentes supermercados superan las expectativas en relación a precio y calidad. Por tanto, conviene darles una oportunidad antes de tirar todo el dinero innecesariamente.

– Mira siempre dos veces antes de cruzar la calle. Ciertamente en sentido figurado. Similar al primer punto, solo que esta vez no me refiero a personas sino a oportunidades. Siempre hay alguien a la vuelta de la esquina, esperando a que salga el primer tonto a la calle. Se precavido y recuerda que, si algo es muy bueno para ser verdad, probablemente no lo sea. Lamentablemente es fácil jugar con la ingenuidad del extranjero. Por lo tanto, investiga bien tus ofertas de trabajo, opciones de alquiler, o cualquier cosa del tipo: “Compre hoy y páguelo mañana”. No existe tal ganga como ganar cuatro mil euros sin salir de casa, ni tampoco todo lo que es oro brilla. Ser perspicaz te mantendrá alejado de las ofertas engañosas.

– Desaprender para aprender.  No intentes imponer tus hábitos y costumbres. Mantén siempre la flexibilidad en la adaptación. Tu manera de hacer las cosas corresponde a los aprendizajes adquiridos en tu anterior entorno y resulta muy molesto para algunas personas cuando el invitado intenta llevar la voz cantante en todo. Esta conducta se refleja en frases del tipo; “Mejor lo hacemos como en mi país” o “Yo estoy acostumbrado a comportarme de esta forma porque soy así”. Por ejemplo, pasar el día en una playa española, nada tiene que ver con la algarabía característica de una playa venezolana, así que yo no podría pretender actuar de una forma que incomode a quienes reposan apaciblemente a mis alrededores. Esto también se aplica a los malos hábitos. Hay lugares en los que no está bien visto llegar tarde, de hecho, es considerado una total falta de consideración. Por tanto, si quieres ganar respeto y confianza debes moderar antiguos hábitos que puedan perjudicarte.

Desde luego, como siempre acostumbro a decir; eres completamente libre de elegir tomarlas en cuenta o pasarlas completamente desapercibidas. Pienso que indistintamente si decides atenderlas o no, lo más importante es que mantengas una actitud abierta a comprender que un nuevo entorno tiene muchísimo para enseñarte, esto siempre que abras tu mente y estés dispuesto a escuchar sin pretensiones, a pensar que en otro lugar todo funciona distinto y a actuar de una manera funcional para tu nueva vida.

Patty Cardozo Libro

Patty Cardozo – Life Coach – Tu vida en una maleta

La autora de este artículo es la Coach, especialista en MigraCoaching Patty Cardozo.
Patty Cardozo – Tu vida en una maleta
Desde ya puedes adquirir su libro Tu vida en una maleta en el que encontraras herramientas que te ayudaran a sacar el mayor provecho a la experiencia de vivir en otro lugar y a gestionar el equipaje emocional que te acompaña.
Puntos de venta: Amazon.es / El Corte Ingles / La casa del Libro / Amazon.com/ HRM Bookstore o en territorio español pídelo en tu librería más cercana.
Para más información puedes visitar la web www.tuvidaenunamaleta.com o escribe al correo patty@tuvidaenunamaleta.com

Compartir...
Share
Inmobiliaria King House

2 Comentarios

  • Gracias, por la información, consejos y reflexión sobte la vida después de Venezuela, la actitud cuenta.
    Estoy estudiando la posibilidad de emigra a España y toda la información de esta página es válida.
    Continúen brindando este espacio de consulta.
    Éxito de todo corazón, deseo Rosa Aura Cadet.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

8 Publicaciones más en Calidad de vida la categoría
Te recomendamos
¿Qué se siente al emigrar de Venezuela?

Una vez tomada la decisión comienzan a manifestarse esas tres palabras que día tras día...